Día del libro

Día del libro

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA. VERÁS EL RESULTADO...

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA.                       VERÁS EL RESULTADO...

jueves, 25 de marzo de 2010

LA NIÑA QUE PIDIO LA LUNA

Desde este mi trocito de alma que tengo colgado en el maravilloso mundo de Internet, quiero contaros que mi amor a escribir volvió de forma progresiva desde septiembre del año pasado. Siempre me ha gustado escribir realidades, sueños o ilusiones; situaciones reales o imaginadas, pero estaba parada no era capaz de sacar de mi, ni una sola palabra que pudiera resultar en nada y os quiero mostrar un trozo de algo que escribí dedicado a mi dulce hija Ruth, esa niña maravillosa que desde que nació le dio sentido a la palabra AMOR y que de una forma u otra siempre ha sabido dar y dar a su madre para que la soledad no fuera algo que la entristeciera.



A solas con su mama tomando el sol en el jardín, le preguntó -¿Por qué la luna no se cae del cielo? ¿Está cogida de un hilo? ¿Tu serías capaz de cogerla para tenerla yo un ratito?- Alicia acostumbrada a las preguntas de Violeta empezó a elaborar una contestación adecuada para que la niña lo entendiera.

- Mira cielo te acuerdas cuando me preguntaste por Dios. Pues yo siempre he creído que todo lo que nuestros ojos puedan ver ha sido creado por algo que le llamamos “Dios” o podíamos llamarle de cualquier otra forma. La belleza de una flor, un árbol, un animal cualquiera que podamos encontrar, la hierba que pisan nuestros pies, el agua que recorre los ríos y los mares, el sol saliendo por la mañana para calentarnos y escondiéndose a media tarde, las nubes que de vez en cuando aparecen en el cielo azul para dejar agua, esa que nos da vida como pasó con el árbol del cuento que te conté un día, la luna y las estrellas que nos dan esa luz que si solo existiera el sol no tendríamos. ¿Qué cómo está sujeta? No sabría contestar pero ¿de verdad la quieres tener por un ratito? Porque recuerda que todos la necesitamos ahí para que nos acompañe por las noches.

- Sí respondió la niña.

- Pues esta noche la tendrás.

La niña se pasó toda la tarde esperando que la noche llegara y cuando el sol desaparecía por el horizonte, se acercó a su mama y le dijo:

- Mama ¿es el momento de poder tener la luna? El sol se fue.

- Si, le dijo su madre.

Alicia agarro un barreño grande que utilizaba cuando la ropa salía de la lavadora y lo lleno de agua, fue situándolo en el jardín hasta que la luna quedó reflejada dentro.

La cara de la pequeña irradiaba felicidad, sus ojos brillaban como nunca a su tierna edad, miraba la luna y miraba a su madre a la vez. Acabó abrazando a su madre y las lagrimas salían de sus dulces ojos verdes, gracias, gracias repetía una y otra vez apretando con sus pequeños bracitos cada vez más fuerte a Alicia.

13 comentarios:

  1. Gracias Lola, gracias por darme por un momento esa ternuray amor que una madre da a una hija, una ternura que perdí hace tiempo y que echo mucho de menos.
    Eres una mujer mágnifica, y tu hija debe de estar muy orgullosa de ti.
    Los niños ocupan un lugar que ha sido creado exclusivamente para ellos y a veces nos llevan a estas situaciones, como esta en la que tu le relatabas algo precioso.
    Un beso enorme y felicidades por esta preciosa entrada.

    ResponderEliminar
  2. Sabes que nina, ese momento de ternura y amor por parte de mi madre, nunca lo tuve porque cuando nací mi mama tenía demencia senil, lo que limitó nuestra relación normalizada. Si quiero decirte que a mis hijos siempre les he procurado todo el amor que mi madre no pudo darme por su enfermedad y siempre me he esforzado por ser algo más, una amiga, un apoyo, un empujón dado a tiempo. Siempre me han tenido a su lado y siempre los he tenido a mi lado, tengo tres hijos, pero en el caso de Ruth ha sido siempre ese ser especial que todo el mundo tendría que tener, es como un ángel de la guarda que está siempre pendiente, mirando a diario a mis ojos para ver en ellos lo que tengo dentro de mí. Un beso bonita

    ResponderEliminar
  3. Lola veo que eres una mujer fuerte además de dulce y cariñosa.
    La vida a veces pone a prueba a las personas y nunca llegamos a saber la fortaleza interior que realmente tenemos hasta no pasar por situaciones críticas.
    Con esas experiencias con las que me ha regalado la vida, he descubierto la fortaleza que tengo, porque te aseguro que sino hubiera sido así estaría en otro lugar que no es este.
    Lo triste es que te van matando sentimientos, o te los refuerza de tal manera con una coraza para no seguir sufriendo que hace que no quieras transmitir realmente tu interior, sino demostrar una dureza que no va contigo, pero es o tú o ..., lo que sea.
    Hay que elegir, y entonces eliges "TU".

    ResponderEliminar
  4. Sin palabras para describir el amor hacia los hijos, yo considero que son lo mejor y mas grande que me ha pasado y que tengo en la vida,hace un tiempo, aparte de poemas les escribi esto que te dejo aqui, no se si les servira el dia de mañana, para saber que es lo que un padre puede sentir por ellos, o el suyo, que quizas ya no esté, sintio en estos momentos,pero como dices,hay instantes en que necesitamos escribir, para desahogarnos, yo te lo ofrezco,porque todo esto es bonito, un abrazo a Lola, y Nina.

    "HIJOS"


    Billones de celulas comprimidas, como paso previo a la expansion del universo humano, como precedente de lo que sera una persona, como boceto o proyecto de un ser adulto. Incipiente despertar de reacciones quimicas activadas por el paso de los meses, moleculas en contraccion, y corazon en palpitacion. Todo perfectamente coordinado, cuerpecitos de olorosa ternura, de miradas inocentes, de sonrisas efervescentes, de mimos jamas soñados, de impoluta piel anacarada. Como mensajero que recogio mi testigo de sentimiento y me lo devolvio en la forma del ser mas maravilloso y divino que jamas habia existido. Semejante al climax de un puzzle de circunstancias recien acabado , en el que confluyen afluentes de dulzura e inocencia sobre el rio de mi vida.
    Asi fueron los inicios, posteriores a los comienzos, asi se crearon dos hijos, sol y luna en cielo estrellado, dos poemas de delicado amor, dos flores de jardin privado.
    Gracias por haber nacido, gracias por existir y hacerme feliz, gracias por hacerme copropietario de vuestros llantos, receptor de vuestros besos, suministrador de biberones y abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Jose que bonita forma de expresar lo que tus hijos son para ti.

    ResponderEliminar
  6. Ya lo creo, y me encanta la ternura que se entrelee en eso de "suministrador de biberones y abrazos"; solo cuando se ejerce como tal se sabe el amor que se siente por ellos.
    Basta decir que somos capaces de dar la vida por ellos, y no es un dicho, es algo que hierve la sangre cuando les ves sufrir.
    Un abrazo para ti Jose.

    ResponderEliminar
  7. Yo sencíllamente no puedo expresarlo, creo que me pondría a llorar. De momento bastante he tenido con leeros a todos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias MADRE!!!!Me has hecho llorar!!!sabes perfectamente que mientras yo este en esta vida jamas, jamas, te faltara nada y nunca me cansare de estar pendiente de ti y que seas feliz por encime de todo en el mundo, yo soy muy poco cariñosa pero siempre voy a estar cerca cuando tu y el enano me necesiteis, ya lo sabes..(pondré mi cara para que no os den a vosotros)tu te as quitado la vida por darnos todo lo que tenemos y gracias a ti y solo a "TI" somos lo que somos en esta vida, asi que es a ti a quien le tenemos que agradecer todo, eres ESTUPENDA como madre, amiga, compañera(TODO).te quiero con toda mi alma!!!BESITOSS..RUTH.

    ResponderEliminar
  9. Gracias mi niña, se con seguridad porque me lo has demostrado una y otra vez, que siempre estarás ahí tanto si te necesito como si no. Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  10. wappaaa!!!que estoy muy orgullosa de ti, no cambies nunca.tq. bss. Ruth

    ResponderEliminar