Día del libro

Día del libro

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA. VERÁS EL RESULTADO...

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA.                       VERÁS EL RESULTADO...

lunes, 9 de julio de 2018

Climaterio inoportuno





El vestido desbocado ante el deseo
y la piel enarbolada por su falta.

Ataviado de flores su cabello
y los ojos brillantes de lágrimas.

Va lindando río caudaloso,
el miedo la estremece y la sujeta.

El silencio penetra suavemente en oídos callados,
la textura del camino la tropieza en desatino.

No espera quimeras envueltas en lino,
la luna dejó de mirarla

El sol se esfumó un buen día,
y con él..., 
de vivir sus ganas.

jueves, 14 de junio de 2018

La vejez




El dolor envejece más que el tiempo, 
este dolor dolor que no se acaba, 
y que te duele todo todo todo 
sin dolerte en el cuerpo nada nada.
Gloria Fuertes

La vejez,
llegará en callada respuesta de vida,
sigilosamente se acostará a mi lado
y se hará la más distinguida de mis camaradas.

Cansará mis piernas
y pondrá lunetas a mi ojeada.

Le hará la zancadilla al camino,
para que mis pasos sean más lentos,
y me dará pena por ello,
mas no me pillará despistada
porque los años se han ido acomodando en mi cuerpo.

Me despertaré pronto en sueños,
justo al alba,
entre achaques de curtido sufrimiento
y olor a naftalina que perdura en el tiempo.

Ella, fiel compañera,
me blanqueará el cabello en primavera,
dará el justo calor al verano pasajero
y pintará de otoños el color de mis ropas,
para en un cerrar de ojos
mudar mi nombre, a un lugar llamado invierno.
Lola Fontecha- Junio 2018

martes, 12 de junio de 2018

Los sueños, sueños son...

Me he mudado al país de los sueños sin más equipaje que la ilusión bajo el brazo, a ese lugar donde las películas de amor tienen final feliz y te creaba con mis manos justo a mi lado. Me he dejado imbuir por la esencia de romero que envuelve los sentidos, reviviendo los colores que se quedaron atrás y de nuevo tú has recreado.

Me dejé atrapar por tus besos sabor a canela, para enamorarme un poquito más de ti y así resurgir cual ave fénix remontando a tu lado, entre fantasías animadas desde tus ojos y aromas inventados por ti. Escribí un cuento donde todo era imaginario y la utopía tomaba forma para hacerme reír desde tus labios. 

Me entretuve en juntar las estampas de mi niñez, para recordar a mi madre recogiendo coquinas en el mar de mis sueños y tú los velabas en la distancia adormecida en sentimientos. Vislumbré en las afueras de mis pensamientos lo que quise ser de mujer y te presentí entre los árboles que mimaban mis ojos. Me dejé llevar por el río de la pasión, para que mi cuerpo se conmoviera entre los alisos que pintaban primaveras y tu albor asía mi existencia. 

Y alguien grito en la distancia que marcaba diferencias y no quise escuchar su voz, porque lo tengo muy claro, porque es mi sueño y los sueños, sueños son.

sábado, 26 de mayo de 2018

Homenaje a Enrique Urquijo y Antonio Vega, en la voz del cantautor Jose Pedro Jiménez

Antonio Vega y Enrique Urquijo deben estar contentos con él. Jose Pedro, ha movido sentimientos y recuerdos, a quienes hemos podido disfrutar de su voz recordando aquellos maravillosos años.

Gracias de nuevo.














martes, 15 de mayo de 2018

Poema inoportuno

Chascas los dedos
y la sonrisa espontánea llega a tu boca
por la transmisión de la caja loca,
Fofó pregunta ¿Cómo están ustedes?...

Pero todo acaba pronto,
infelicidad que está sentada a mi lado,
no solo me resta calor corporal;
Ya que su frialdad le da de entera a mi corazón,
sino que encima me interrumpe en conversaciones privadas.

Y continúo con mi ganchillo cansino y torpe,
los años pasan mirando para otro lado.
Se empeñan en romper sueños en mil pedazos.
En abrirnos la herida, 
una y otra vez.
En agriar el “buenos días” con malas noticias.
En hacernos ver
que ya,
nada volverá a ser la pincelada oportuna
en el lienzo níveo de la vida.


viernes, 11 de mayo de 2018

Historias para vivir...




Cuando llamó al timbre, me asomé por la mirilla antes de abrir, pero inconscientemente di la vuelta a la llave y la deje entrar. Esa fue mi perdición, ya nunca me dejaba sola. La sonrisa se tomo unos días libres y desde aquel fatídico día en el que no pensé y abrí la puerta, ya no ha vuelto más. Me llamó, eso sí, pero solo lo hizo para despedirse sin finiquito, no quería saber más de mi. 

Pude ver esa misma noche, que la infelicidad se había acomodado en la habitación de la entrada..., llegaba para no marcharse. Desde ese día en mis cuatro paredes, sólo se escuchaba el silencio seco y  los latidos entrecortados de mi corazón en el devenir del tiempo lento..., lento, lento y febril, restregado silenciosamente contra el tiempo...

El reloj parado a dos luces y el amor entrando por la ventana. La infelicidad que no me dejaba ni a sol ni a sombra, andaba saludando a las nubes de la desidia. Las lágrimas caían por mi cara, desbocadas, cada vez era más dificultoso fiscalizarlas dentro. Salían cuando les venía en gana, el pasaporte se lo entregó infelicidad y yo nada podía hacer contra ello.

Cuando me miro al espejo cada mañana, la veo reflejada tras de mí, no sé cómo lo hace para llegar tan rápido, acostumbro a levantarme antes que ella, la dejo dormida en el sofá, dos pisos más abajo; pero siempre llega antes que yo.

Con una tierna sonrisa, coba al rostro de la vida y apacigua la tierna voz embrujada del albo, que ofrece su voz al silencio para escribir mis memorias. Y no hay más vida que aquella conseguida a escondidas, no hay más realidad que la de lanzarse sin paracaídas desde ese rincón apartado al que no puedes acceder. ¿Qué te hice para merecer esto? Mi único pecado ha sido abrir una puerta, que tenía que haber cerrado dándote portazo cuando aquel fatídico día, te vi aparecer.

Y nos hacernos mayores y nos lacera el corazón ver como la infelicidad se ha quedado en el quicio de nuestra puerta eternamente, flagelando sentimientos y apuntalando al suelo la quimera para que no vuelva a pretender volar. Y nos dicen que eso es crecer, y yo me niego a ver pasar la vida de largo por mi ventana, me niego a convivir con la impotencia de ver como a cada sueño llega la zancadilla justa para hacerme tropezar de nuevo en mis propios pasos.




Y cerró las ventanas de aquella casa, no llevaba maleta, solo lo puesto… 

Quedó para tomar café con sonrisa, aquella que un día se despidió sin finiquito. A día de hoy, la relación se ha consolidado, tienen dos niños: Carcajada y diversión. Nunca más abrió la puerta sin pensar…

lunes, 7 de mayo de 2018

Días en los que la tristeza se acomoda a nuestro lado.


Hoy ha sido un día gris, de esos en los que la vida te da empujones, te zarandea, te da patadas en el alma... De esos días que mueves cosas por el simple hecho de mantenerte ocupada y no pensar en nada más. Días que no miras el reloj por miedo a ver como las manillas parece que están paradas, de los que sientes el corazón en un puño y los sentidos están a flor de piel. 

Días en los que mirar adelante, parece una ofensa a quien perdió la partida, días en los que la lucha se quedó en el silencio de tu respiración ausente y un cielo envejecido que limitaba uno a uno tus sueños.

Duele..., y aún sabiendo que simplemente son días, me golpea la sien tu ausencia, en éste, precisamente en el que tenía que haber sido un día especial para ti y los tuyos, pero que un mar de lágrimas lo ha convertido sin consuelo, en duelo mal parido. 

La tregua, cayó en saco roto y desparramó en el suelo las velas no sopladas. Ella que nos acecha sin vergüenza de ningún tipo, en este triste día, se ha ocupado de vaciarte la maleta.

viernes, 20 de abril de 2018

En favor de la utopía.

Oposito por ti,
por ganar cada día tu deseo,
por estremecerte,
por hacerte reír,
por hacer cosquillas a tu fantasía
y llevarla por el camino
de los sueños cumplidos.

Oposiciones para estudiar,
con pausa, que no con prisas,
hincando los codos por la quimera del tiempo
y aprobar en favor de la utopía.