Día del libro

Día del libro

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA. VERÁS EL RESULTADO...

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA.                       VERÁS EL RESULTADO...

jueves, 14 de abril de 2016

La memoria del olvido

No he podido llorarte, ¿pero sabes qué? No voy a hacerlo porque quebrantaría tu memoria y le faltaría el respeto al recuerdo.

Mi llanto en apuesta perdida, lo cambio por seguir luchando en el recuerdo, y marcar a fuego en el camino de mis pasos, cada día y como seña de identidad los principios y creencias que te arrancaron de mi lado y que dan sentido a mis días.




La memoria del olvido

Porque mi cuerpo quedó en el suelo y solo acerté a notar el frío metal acercándose a mi cabeza para extirparme el último suspiro de existencia, es por lo que te pido:

Que no me guardes en el silencio del miedo y del olvido que brota de la sangre vertida en cunetas y tapias mudas de existencia. Que no permitas que mi voz sigan acallando entre burdas mentiras. Que me entregues con tu presencia, la savia arrancada en tiro certero y presumas de la libertad que me arrebataron.

Que enciendas la luz dilapidada cuando me precipitaron al agujero de la ignorancia consentida entre cuerpos desnudos de vida y lágrimas secas brotando en mi cara mutilada, dando paso al más cruel de los sin nombre en aventura perdida. Sin más razón que el pensar distinto, sin más motivo que el defender lo legalmente establecido.

Que no permitas al pasado desvanecerse cual humo de un cigarro, que no asientes la verdad acomodada por si molesta al vecino de al lado, que no pretende saber nada de por qué perdieron mis datos en lugar oscuro y sin letargo.

No pretendo ser tu padre, tu abuelo o la madre que defendía a su hijo y la exhibían en vergüenza por las plazas de la ignominia. Solo aspiro a que escribas mi historia y no permitas que pasen página entre las esquinas dormidas de refugios sin razón.

Es verdad, tengo que reconocer, que no supe esconderme, que no supe mirar a otro lado, que no supe pasar de largo ante la crueldad vertida a mi paso. Pero no lo tomes como pecado, ni como mal endémico en mí, ya que solo pretendí, que algún día tú brindaras por algo.

Lola Fontecha


A mi abuelo, Hermenegildo Fontecha Astillero. 
Me toca limpiar tu memoria y prometo que llegaré a conseguirlo.

jueves, 7 de abril de 2016

Lo siento




Y no sé hacerlo
a partir de deshacerlo.

Y no se entenderlo
tras perder la noción del conocimiento.

Y ahora pienso sin intelecto
fríamente y a secas,
la vida me aprieta intrínsecamente.

Y dejo pasar el tiempo
sin pena ni lamento,
tras varios intentos,
me cansé de esperar mi momento.



Y ahora amigo mío
solo te digo:
Que al otro lado te espero…,
porque solo alcanzo a sentir en ti, 
la falta de aliento.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Ya llega y se llama primavera...




Aquí me tienes,
agárrate fuerte
y no dudes en la distancia
ni en la pena que pueda apretarte.

Aquí me tienes dispuesta,
con los brazos abiertos
y el alma por delante.

Aquí me tienes no lo dudes,
con la luz siempre encendida
y el amor entrando por la ventana
dando sentido a cada nuevo día.

Aquí me tienes,
escondida y mostrada…,
entre bambalinas…

El telón se abre,

la función empieza de nuevo.

jueves, 18 de febrero de 2016

¿Serías capaz de imaginarlo?






Si te dijera que la luz se ha apagado
¿me creerías o tendrías que comprobarlo?
Si te contara que la luz del sol no me calienta
¿sería entendible para tus oídos tapados?
Y si te digo que el camino se hace largo
¿Serías capaz de imaginarlo?

Ojos que no ven, desaliento amortizado.

Velas que se apagan antes de ser encendidas,
por el aire del embargo que dejaste en mi vida.

martes, 9 de febrero de 2016

Recuerdo







El recuerdo nos trae el amor perdido, las sensaciones olvidadas en el caminar por el mundo... Promesas aparcadas en doble fila que nos impiden seguir adelante y todo por la sencilla razón de que la llama encendida..., aun arde.

martes, 26 de enero de 2016

PABLO NERUDA - NO CULPES A NADIE





Aprende a mirarte en el espejo sin tener que lamentar aquello que has vivido. No intentes tirar el lastre a la espalda de quien pasó de largo, ello rebotará en tus pasos y te hará tropezar.



No culpes a nadie, el destino es causa efecto y ya nada puede cambiarlo.



Pensamientos desde el silencio...

sábado, 19 de diciembre de 2015

Sí, he pecado...


Reconozco que he pecado,
al esconderte en cajón olvidado y a hurtadillas recordarte.

He pecado,
ya que en vez de seguir camino, 
he vivido esperanzada en retomarte.
Consintiendo brillar a mis ojos, cuando tu piel tomaba forma en mente.
Comiendo en justo momento que el apetito demandaba,
la sed suplicaba y la avidez te vislumbraba…
y el carmín de mis labios te besaba.

He pecado, sí,
desde el sueño que alborota deseo incontrolado
a partir del punto y coma que marcó en mis curvas punto y seguido.

Sí, he pecado.

En distancia bridada de mañana que espanta.

En virtualidad del sueño que palpa a ciegas realidad cambiante.

Allá donde el infinito toma forma y desaparece tras luna llena
puesta de largo en amor idealizado.

En palabras sordas, pretérito perfecto simple inacabado, sin verbo conjugable.

Sí, he pecado,

y volveré a hacerlo porque el tiempo está de mi lado.

Lola Fontecha
Diciembre 2015

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Si pudiera, mamá, si supiera.





Si supiera,
te movería a la realidad invertida creada para ti,
concediendo el deseo perdido en tu senil belleza,
abortando tristeza engendrada en tus adentros
por locura enrevesada que se adhiere a tu imaginación.

Si la hoja de instrucciones llegara a mis manos,
me convertiría en mil tonalidades para satinar el gris que invade tu mente
y tragar sin descanso las ilusiones indignamente.

Si pudiera hacer el máster de la vida,
sería pañuelo que enjugara tus lágrimas
y goma de borrar para arrancar del libro de la existencia tus ganas de llorar.

Y por poder pudiendo,
me entregaría en cuerpo y alma,
para hacerte cosquillas desde el cielo de la esperanza.


Lola Fontecha