Día del libro

Día del libro

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA. VERÁS EL RESULTADO...

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA.                       VERÁS EL RESULTADO...

viernes, 18 de noviembre de 2016

Qué no quiero tu llanto...



Para Ainhoa
16 de noviembre de 2016
Al nacer
grité a los dioses de la vida
por tu llanto.
Hoy, me argumento en sin sentidos,
volatilizo los problemas en quimeras compartidas
y no quiero escucharlo.

Te miro
y cuando lo hago,
me veo en ti.

Si mi boca esboza un “te quiero”,
propicia maremoto de los sentidos reunidos enunciando mi nombre.

Que tus abrazos me fundan en el amor de la esperanza.
Tu beso, me propicie la caricia necesaria
y tus grandes ojos me abran
la puerta del vergel bañado en mariposas de colores.
Que tus sueños sean realidad,
mezclados con princesas aladas
vestidas de nubes en el cielo de tu inocencia de niña.

Tu voz,
es para mis oídos,
puesta de sol en playa de poema quedo.

Hoy el cristal de bohemia
se apodera de mi alma,
para quebrarse en mil pedazos
cuando escucho tu llanto.

Y bebo de tus lágrimas,
me adueño de tu pena
ahogando en mar salado la razón de tu tristeza…
La encadeno,
la meto en la trituradora del cajón arrinconado
y tiro la llave en el agujero negro del olvido.

Me cubro con tu llanto
y me cambio por ti,
reponiendo en el camino
mil flores para ser recogidas con tus manos
y en cada una de ellas prenderé
una sonrisa para devolver a tus pasos
las ganas de reír.

martes, 21 de junio de 2016

Reinventemos la vida, ella acaba de empezar.


Reinventemos a diario
el principio activo del amor
desde el laboratorio de los sentidos siempre.
Miremos a ambos lados del precipicio
antes de dejarnos caer,
al igual una gaviota pasa y nos pega la topada…
Pero no te preocupes,
no es contigo la historia
mira a otro lado, finge, disimula.
Este poema ha sido creado para quien me escucha,
está basado en las líneas inseguras de un amanecer,
él no quiso marchar y echó raíces en el hormigón del infortunio,
a mi lado, conmigo…

jueves, 9 de junio de 2016

Papel pintado del comienzo.



Los gritos al silencio,
fueron arañando vida en el papel pintado del comienzo.

Una mañana de primavera,
tus ojos emprendían a esta humilde inexperta en el arte de enamorar,
colisionando al final del camino contra la pared de tu inopia.

Cuando sonreía, me borrabas la sonrisa.
Si caminaba, ponías gomas a mis tacones para que mi presencia no se notara.
Si hablaba, hacías ruido para que no me escucharan.

Me dejé capitanear cual barco sin timón.
Acepté el guión impuesto por un mal director.
Transité por camino marcado sin ver las piedras que colocabas a mi paso
haciéndome caer una y otra vez.
Sobrellevé estar a tu lado sin paleta de color que proyectar en el lienzo,
sin música,
sin poesía,
sin quimeras que llevarme a la boca
ni utopía que alzar en vuelo.

Sabes que intestaste hacerme invisible,
y tengo que decir, que casi lo consigues.
Disculpa amor, no supe hacerlo.
Un día de otoño me faltaron las fuerzas para continuar a tu lado,
y en vez de salir corriendo,
fingí ser árbol de hoja caduca para que pasaras de largo…

jueves, 14 de abril de 2016

La memoria del olvido

No he podido llorarte, ¿pero sabes qué? No voy a hacerlo porque quebrantaría tu memoria y le faltaría el respeto al recuerdo.

Mi llanto en apuesta perdida, lo cambio por seguir luchando en el recuerdo, y marcar a fuego en el camino de mis pasos, cada día y como seña de identidad los principios y creencias que te arrancaron de mi lado y que dan sentido a mis días.




La memoria del olvido

Porque mi cuerpo quedó en el suelo y solo acerté a notar el frío metal acercándose a mi cabeza para extirparme el último suspiro de existencia, es por lo que te pido:

Que no me guardes en el silencio del miedo y del olvido que brota de la sangre vertida en cunetas y tapias mudas de existencia. Que no permitas que mi voz sigan acallando entre burdas mentiras. Que me entregues con tu presencia, la savia arrancada en tiro certero y presumas de la libertad que me arrebataron.

Que enciendas la luz dilapidada cuando me precipitaron al agujero de la ignorancia consentida entre cuerpos desnudos de vida y lágrimas secas brotando en mi cara mutilada, dando paso al más cruel de los sin nombre en aventura perdida. Sin más razón que el pensar distinto, sin más motivo que el defender lo legalmente establecido.

Que no permitas al pasado desvanecerse cual humo de un cigarro, que no asientes la verdad acomodada por si molesta al vecino de al lado, que no pretende saber nada de por qué perdieron mis datos en lugar oscuro y sin letargo.

No pretendo ser tu padre, tu abuelo o la madre que defendía a su hijo y la exhibían en vergüenza por las plazas de la ignominia. Solo aspiro a que escribas mi historia y no permitas que pasen página entre las esquinas dormidas de refugios sin razón.

Es verdad, tengo que reconocer, que no supe esconderme, que no supe mirar a otro lado, que no supe pasar de largo ante la crueldad vertida a mi paso. Pero no lo tomes como pecado, ni como mal endémico en mí, ya que solo pretendí, que algún día tú brindaras por algo.

Lola Fontecha


A mi abuelo, Hermenegildo Fontecha Artilleros. 
Me toca limpiar tu memoria y prometo que llegaré a conseguirlo.

jueves, 7 de abril de 2016

Lo siento




Y no sé hacerlo
a partir de deshacerlo.

Y no se entenderlo
tras perder la noción del conocimiento.

Y ahora pienso sin intelecto
fríamente y a secas,
la vida me aprieta intrínsecamente.

Y dejo pasar el tiempo
sin pena ni lamento,
tras varios intentos,
me cansé de esperar mi momento.



Y ahora amigo mío
solo te digo:
Que al otro lado te espero…,
porque solo alcanzo a sentir en ti, 
la falta de aliento.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Ya llega y se llama primavera...




Aquí me tienes,
agárrate fuerte
y no dudes en la distancia
ni en la pena que pueda apretarte.

Aquí me tienes dispuesta,
con los brazos abiertos
y el alma por delante.

Aquí me tienes no lo dudes,
con la luz siempre encendida
y el amor entrando por la ventana
dando sentido a cada nuevo día.

Aquí me tienes,
escondida y mostrada…,
entre bambalinas…

El telón se abre,

la función empieza de nuevo.

jueves, 18 de febrero de 2016

¿Serías capaz de imaginarlo?






Si te dijera que la luz se ha apagado
¿me creerías o tendrías que comprobarlo?
Si te contara que la luz del sol no me calienta
¿sería entendible para tus oídos tapados?
Y si te digo que el camino se hace largo
¿Serías capaz de imaginarlo?

Ojos que no ven, desaliento amortizado.

Velas que se apagan antes de ser encendidas,
por el aire del embargo que dejaste en mi vida.