Día del libro

Día del libro

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA. VERÁS EL RESULTADO...

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA.                       VERÁS EL RESULTADO...

martes, 7 de marzo de 2017

Soñando un sueño...



He soñado que me hablaba, que la empatía se ponía de su lado y por fin manteníamos la conversación pendiente. Sentí el calor de su mano en mi brazo, percibiendo en sus ojos la certeza de estar actuando como debería haberlo hecho hace tiempo.

Me sentí en esos momentos, respetada como persona y noté un rayo de humanidad en su mirada. Sus palabras fluían y el argumento ofrecido me daba confianza en él.

Confundí sueño con realidad y le di las gracias por acercarme a la situación que me espera de aquí en adelante.

Pero desperté soñando del sueño, porque no es eso lo que yo quiero, yo pretendo vivir a su lado y dejarme llevar por el tiempo, ser mecida por el levante entre olas que me aparten de las piedras. 

Volar entre gaviotas que me contagien su libertad de movimiento, engancharme a la vida, sonreír-sonriendo, pasear por las calles del contexto sin temor a ser señalada por sentirme bien. 

Escuchar su voz de niña cada mañana, cada despertar y tirarme al suelo de la vida para dejarme manchar por ella.

Que los sueños, sueños son, pero que yo quiero agarrarme muy fuerte a la realidad de estar viva.

Mi cuerpo sale del sueño confundida y me pregunto acompañada de Serrat con “Aquellas pequeñas cosas” ¿Qué sucederá hoy? Y tengo que decir que no lo sé, pero al menos puedo contestarme que tengo certeza de estar manejando mis tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada