Día del libro

Día del libro

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA. VERÁS EL RESULTADO...

ESCRIBE CON EL CORAZÓN, REPASALO DESPUÉS CON LA CABEZA.                       VERÁS EL RESULTADO...

jueves, 7 de marzo de 2013

VOLANDO A NUNCA JAMÁS...



Y quedó rodeada de la vida, los absurdos se esfumaron, aprendiendo por fin su verdadero significado. Cada noche hacía balance y admitía que todo era distinto visto desde el cristal apropiado. No distinguía motivos especiales, porque todo le resultaba extraordinario. Hasta que un buen día el sueño se apoderó de su cuerpo, para llevarla en volandas hasta el lugar mostrado en los cuentos que de niña nunca había escuchado.

Desde arriba, las nubes la empujaban suavemente, el mar se presentaba ante sus ojos más inmenso de lo que jamás imaginó, azul sobre azul... Delfines saltando, ballenas que se deslizaban sobre las aguas a pesar de su peso y un tiburón que daba vueltas alrededor de ellos.

Justo amanecía  y se cruzó con las lavanderas en plena migración, las aves extrañadas al verla volando como ellas, la miraban picoabierto, la más pequeña y atrevida del grupo, se acercó un poquito más a ella y le preguntó: 

-¿Quién eres? ¿Dónde vas por estas alturas? Verás, nunca había visto a nadie cómo tú y me gustaría saber algo más, si no te importa.

- Pero primero dime,  ¿Mont Saint Michel, queda por aquí?, todo ha sucedido tan rápido que no me ha dado tiempo de coger un mapa que me guíe y el navegador, sorprendentemente, a estas alturas no funciona demasiado bien y eso que los satélites están más cerca.


-Vas bien, pasamos hace unas horas por esa zona, como cada invierno partimos buscando mejores temperaturas hacía el mediterráneo, dicen que hace más calor por esa zona, es mi primer año de migración y voy ilusionada. ¿Pero qué razón te lleva a ti, hacía ese lugar?

-No sé cómo he llegado hasta aquí, si te soy sincera, solo que estaba dormida y de pronto soñando, soñaba que soñaba con ese lugar, iba cogida a la mano del amor, que por cierto es guapísimo y en un microsegundo, noté que salía por la ventana suavemente. Solo puedo decir que me gusta lo que estoy sintiendo y si lo hubiera percibido antes, hoy sería una de vosotras con toda seguridad.

-Buen viaje –dijeron las dos a la par y siguieron caminos opuestos.

La lluvia empezó a caer y no tenía nada para protegerse, asombrada de pronto exclamó -!!uacala¡¡-..., su sorpresa se debía, al percibir cómo el agua que caía no mojaba su ropa. 

Y atravesó montañas, llanuras, valles, bosques y en menos que canta un gallo, vio ante sus ojos aquel hermoso lugar.

¿Era sueño o realidad?


-NADA MÁS IMPORTA, HOMBRE YA- gritaba a los cuatro vientos, la mañana de un sábado cualquiera, de cualquier mes y de cualquier año… Allí quedaba, sin saber cómo y por qué, porque lo importante era que “estaba”.
 
Ella sintió en ese instante que volar formaba parte de su vida y desde ese momento mágico, ya nada ni nadie podrían quitarle la dulce sensación que la embargaba y todo aquello lo que sentía por estar tan cerca de él…, sí del creador de su fantasía, ese que con hilo y aguja le había cosido alas en su espalda.

Se acabó, o no... !!Qui sait¡¡ 


7 comentarios:

  1. Que maravilla de relato,lo veo como un sueño que no se acaba nunca el cual perfectamente podrea ser una realidad a no ser por el que diran. UN BESITO AMIGA MIA

    ResponderEliminar
  2. En el Dia Internacional de la Mujer, recibe mi abrazo, acompañando estos sentires para que mimen tu ser:

    En lo femenino la ilusión es realidad
    En lo femenino la gota de rocío es alimento
    En lo femenino el beso no es una casualidad
    (Frag: Jose Luis Padilla)

    Cariños

    ResponderEliminar
  3. No se si has estado nunca en el Mont Saint Michel.
    Es un lugar que si lo visitas quedas imantado para siempre,
    la bahía, con sus subidas y bajadas de marea,
    lo hacen especial, en el limite de la Bretaña,
    es magnifico.

    Un placer recordar, que debo volver una tercera vez.

    ResponderEliminar
  4. ERa esa frontera exacta entre el sueño y la realidad...
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Volar sí, cada noche en la que soñamos. Un beso Lola.

    ResponderEliminar
  6. Qué belleza de relato, de monte, de sueño, de alas, qué belleza de experiencia de amor. Sí, las alas del amor nos hacen sentir y volar hacia el lugar más maravilloso. ¿Se acabó? Seguro que no, si el amor te ha tocado, el amor está en ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La libertad es cuando crecen las alas.
    Un abrazo Lola

    ResponderEliminar